¿Erotismo o pornografía? La sutil diferencia

Esa sutil diferencia entre el erotismo y la pornografía, ¿quién podrá definirla? A simple vista la mayoría diría casi sin dudarlo que el erotismo alude a lo sensual y al deseo sexual. En la antigua Grecia y según la mitología, cada vez que el dios Eros acertaba en el blanco con sus flechas; dos personas habían quedado irremediablemente atraídas por el deseo sexual o locamente enamoradas.

Por su parte la común y subjetiva definición de pornografía, en general se refiere al material diseñado con el único fin de excitación sexual. Etimológicamente la palabra pornografía viene del griego, porne que significa prostituta y graphein que se traduce como escribir o describir. La pornografía sería entonces en sentido estricto; la descripción de la prostitución.

Erotismo a través del tiempo

Desde hace más de 30.000 años, los paleolíticos moldeaban figuras de mujeres con grandes senos y muslos, aunque los estudiosos dudan que los hayan pensado como estímulos sexuales, son más bien símbolos de fertilidad o religiosos. Siglos después los romanos, griegos, egipcios-entre otros- dejaron grabados en frescos y otras artes, innumerables escenas de personas teniendo sexo. Unos lo llaman escenas eróticas y otros dicen que fueron los comienzos de la pornografía.

Algunos dicen que la pornografía es la descripción pura y simple de los placeres del sexo y que el erotismo, en cambio, es la misma descripción revalorizada, en función de una idea del amor. Como sea, parece entonces que; todo aquello que es erótico es necesariamente pornográfico como consecuencia.

La humanidad se erotizó con grandes novelas del género como; “Memoirs of a Woman of Pleasure” en el siglo XVIII o la célebre obra explícita del siglo XIX; “My Secret Life”. Con la llegada de la tecnología, literatura, fotografías y películas conviven en una fuente inagotable de placeres, pero lejos de asustarnos con estas formas tan diversas de relacionarnos con el erotismo, es saludable aprovechar esa energía, ese impulso vital que nos renueva.

Fanny Hill-Memoirs of a Woman of Pleasure - Sex Shop Kisme

[blockquote class=”style2″]Cuando le preguntaron a Picasso cuál es la diferencia entre erotismo y pornografía dijo; “AH, por qué ¿hay alguna diferencia?”.[/blockquote]

Marilyn Monroe - Playboy - Sex Shop Kisme

Playboy, prejuicios y deseo

En los años cincuenta cuando Hugh Hefner pensó en Playboy existían en el mundo entero muchos tapujos acerca de la sexualidad. Pero como es sabido, una cosa son los prejuicios y otra el deseo, la revista que muestra a las celebridades más hermosas del mundo fue un éxito rotundo desde el comienzo. Se ganó inmediatamente la adhesión de los lectores, la mayoría hombres de Estados Unidos, aunque el sector más puritano acusaba a Hefner de explotar la belleza de las mujeres en su propio beneficio.

La elegida para la primera edición no podía ser otra que Marilyn, la rubia a la que el mismísimo presidente de los Estados unidos le habría dicho un día; “…me vuelves loco nena…” y como él todos o casi todos soñaban con la musa. La actriz se desnudó ante la cámara, las revistas se agotaron y ella cobró apenas cincuenta dólares.

[title title=”Descubrí nuestra selección de juguetes eróticos”]

About Fiona Sachs

Soy Fiona Sachs. Apasionada de la literatura y el arte erótico. Me encanta viajar para conocer los lugares más recónditos de los placeres humanos, desde la India espiritual a las Baleares salvajes. Adoro compartir mis descubrimientos sobre el sexo y las pasiones terrenales, y hablar sin tapujos sobre aquello que a todos, de alguna forma u otra, nos seduce y nos importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *